Láser

El tratamiento láser es adecuado para corregir varices leves o medianamente avanzadas, las cuales generan molestias tales como: cansancio, congestión o dolor y alteraciones estéticas significativas. Estos tratamientos se realizan de manera ambulatoria, con rápida recuperación.

Los tratamientos con láser se aconsejan para la corrección de pequeñas varices ( telarañas) de color rojo vivo en cara y piernas. La cirugía con láser se puede utilizar para realizar la corrección de varices pronunciadas.

Ventajas del Láser

Tratamiento confortable

El tratamiento con laser para venas en cara y piernas, se realiza utilizando un rayo de luz de alta intensidad que sirve para ayudar a desaparecer venas pequeñas superficiales sobre la piel. La cirugia con láser puede corregir el mal funcionamiento de venas enfermas y pronunciadas.

Anestesia

El tratamiento de várices con láser se realiza bajo anestesia local, regional o general. Al finalizar la sesión, el paciente podrá caminar con total normalidad.

Láser específico para várices

El target u objetivo del láser es ocluir las venas afectadas sin afectar las estructuras vecinas aportando seguridad y comodidad.

Alta precisión

El láser para el tratamiento de las várices es guiado por ultrasonido Doppler, se identifican y ocluyen las venas alteradas.

Resultados rapidos

Los resultados funcionales y estéticos en la cirugía con láser para várices se observan entre entre una y dos semanas después del procedimiento. Gracias a la precisión del láser para venas se reducen los hematomas y la inflamación.

Recuperación inmediata

Tras la cirugía láser de várices, que puede tener alrededor de entre 1 y 2 horas de duración, el paciente puede incorporarse a su vida normal y puede regresar a su domicilio.

De Interés

  • ¿Cómo se realiza la cirugía tradicional de várices?
    La cirugía convencional para várices consiste en retirar la vena enferma con heridas que se suturan.